La leyenda del golem

Leyenda del golem

Según la leyenda de origen judío, el golem es un hombre de barro que cobra vida para hacer justicia a pedido de sus amos y creadores.

La leyenda del golem (término derivado del hebreo guélem, que significa materia) se remonta a fines del siglo XVI y principios del XVII, luego de concluida la edad media. Trata sobre un autómata creado con arcilla que obedece órdenes escritas en un papel y colocadas en su boca. La leyenda dice que el gólem cobraba vida cuando su creador le encomendaba cumplir una misión.

Retrato del emperador Rodolfo II.
Retrato del emperador Rodolfo II.

El emperador Rodolfo II

Rodolfo II, el emperador del Sacro Imperio Austro Húngaro, había desterrado a la comunidad judía de la ciudad de Praga (capital de la República Checa), culpando a todos los judíos por la desaparición de un niño cristiano. Según la leyenda, un rabino conocido como Rabbi Löw (su nombre completo era Judah Loew ben Bezalel), tuvo un sueño en el que se le pedía que fabricase un hombre de arcilla y le diera vida.

Tal como había hecho Jehová en las escrituras para crear al hombre. Ese hombre de barro obedecería las órdenes de su creador, y se lo conocería como el golem.

La creación del gólem

Acompañado por otros dos rabinos a quienes pidió ayuda, el rabino Löw se dirigió a la orilla del río Moldava cercana a la ciudad de Praga. De allí tomaron arcilla y esculpieron una forma humana. Los rabinos rodearon a la estatua siete veces recitando conjuros, entonces el hombre de barro comenzó a tornarse rojizo y a arder.

Leer más

Pájaro tejedor: la leyenda del baya

Pájaro tejedor construyendo su nido

El baya, o pájaro tejedor, es un ave que habita el sudeste asiático y el subcontinente indio. Su costumbre de construir un nido para su pareja y decorarlo con luciérnagas inspiró la leyenda india que lo tiene como protagonista.

El pájaro tejedor, también llamado baya, no sólo se toma el trabajo de construir un confortable nido para su pareja, sino que además se ocupa cuidadosamente — según cuenta la leyenda — de adornarlo e iluminarlo. El nido es construido con raíces y delgadas hebras vegetales en forma de una bolsa colgante, con recámara en la parte superior, donde la pajarita puede poner e incubar los huevos cómodamente.

Pájaro tejedo Baya construyendo el nido con su pareja
La señora Baya (esposa del pájaro tejedor) le da indicaciones a su marido mientras construye el nido: “¿No podrías hacerlo un poco más grande? No creo que los niños y yo podamos estar cómodos allí dentro”.

El tejido del nido del pájaro tejedor es tan denso que impide que los rayos de luz penetren el aposento. Por ello, en la recámara de la señora Baya reinaría la oscuridad, si su marido no se tomara el trabajo de iluminarla.

Leer más

La leyenda de la Patasola

Leyenda de la Patasola

La leyenda de la Patasola pertenece al folclore colombiano, y trata sobre el espectro de una mujer de una sola pierna que atemoriza a los campesinos del departamento de Tolima; si bien su influencia se extiende por todo el territorio colombiano. Se dice que es el alma en pena de una mujer que cometió una infidelidad, y no supo valorar ni amar a su esposo.

Cuenta la leyenda de la Patasola que, en cierta región de Tolima Grande, un mujeriego terrateniente quiso un día tener una relación amorosa clandestina con alguna joven compañera. Para concretar su deseo, llamó a uno de sus vaqueros de más confianza y le pidió que fuera a la quebrada y escogiera a la más bella de las lavanderas. “Luego me dirás quién y cómo es”, le ordenó.

Leyenda de la Patasola
La Patasola acechando en la quebrada

El emisario siguió las órdenes impartidas y observó a todas las lavanderas con detenimiento. Enseguida identificó a la más joven y más hermosa: era la esposa de un vaquero compañero y amigo. El emisario regresó a darle al patrón la descripción y demás datos sobre esta bella mujer que luego protagonizaría la historia de la Patasola.

El mensajero

Leer más

Leyenda de la virgen de Guadalupe

Virgen de Guadalupe

Leyenda de la virgen de Guadalupe
La virgen de Guadalupe

Así comienza la leyenda de la virgen de Guadalupe: un sábado del año 1531, a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada desde su pueblo a la ciudad de México, para asistir a sus clases de catecismo y a oír la Santa Misa. Al llegar junto al cerro Tepeyac, escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.

Juan Diego subió a la cumbre y vio a una señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol. Con palabras muy amables y atentas, la mujer le dijo: “Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo”.

De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, Monseñor Zumarraga, luego de oír a Juan Diego, le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios, y que era su voluntad que se le construyera un templo.

Leer más

La leyenda del Kurote o “Mano negra”

La leyenda del Kurote

La leyenda del Kurote y su mano peluda
La mano peluda del Kurote

Los yōkai son monstruos o fantasmas del folclore japonés que se caracterizan por ser poderosos y alardear de ese poder ante los humanos. La leyenda del Kurote, o “Mano negra”, nos habla de uno de estos yōkai; uno bastante impertinente, por cierto, que tiene la mala costumbre de hacer emerger su fea mano desde las aguas del inodoro y atacar a sus víctimas por donde menos lo esperan.

El origen de la leyenda del Kurote proviene de la península de Noto (Japón). Se sabe que este particular yôkai tiene un brazo cubierto de pelo negro y la mala costumbre de agarrar los traseros de quienes se sientan en sus inodoros.

La historia del Kurote

Hace muchos años, en la provincia de Noto, había un samurái llamado Kasamatsu Jingobei. Kasamatsu vivía en una casa grande y bonita. Un día su esposa fue al baño y algo extraño sucedió: cuando estaba usando el retrete, sintió una mano proveniente del fondo del agujero que le agarraba las nalgas.

Leer más

Leyenda del Callejón del Beso

Callejón del beso

Leyenda del callejón del beso
El estrecho callejón del beso, en Guanajuato

En la ciudad de Guanajuato, a unos 360 kilómetros de la Ciudad de México, hay un estrecho pasaje con una escalinata llamado el Callejón del Beso. La leyenda del callejón del beso dice que, cuando dos enamorados transitan por él, deben besarse en el tercer escalón para que su amor dure para siempre.

A continuación, te contamos la historia que dio origen a la leyenda del Callejón del Beso. Esta historia transcurre en México en la época colonial. Las distintas versiones dan diferentes nombres a los protagonistas, pero dado que no afectan a la historia, la contaremos eligiendo los nombres arbitrariamente.

La leyenda del Callejón del Beso

Doña Carmen era la hija única de Don Emiliano, un hombre avaro e intransigente, quien buscaba algún adinerado comerciante a quien cederle la mano de su hija. Por ello la cuidaba celosamente en su casa, evitando que conociera a hombres comunes y corrientes.

Tan solo pensar que su hermosa hija se enamorara de un pobre pueblerino, lo llenaba de ansiedad. Pero como es bien sabido, el amor es caprichoso y rebelde, y no acepta que se le impongan condiciones materialistas.

Un día, Doña Carmen conoció a Don Luis, un humilde minero con el que se veía en un templo cercano a su hogar, a escondidas de su padre.

Leer más