El rapto de Perséfone, un cuento mitológico de primavera

Frederic Leighton - The Return of Persephone (1891)

Las diosas Démeter y Perséfone representaban para los pueblos de la antigüedad los poderes de la naturaleza, su transformación y la emergencia cíclica. Según El rapto de Perséfone, un cuento mitológico de primavera, el primer día de la estación de las flores era el día en que Perséfone, prisionera bajo tierra durante seis meses, volvía al regazo de su madre Démeter.

Cuenta el poeta Homero, en su cuento de la primavera, que en el sureste de Europa hubo un tiempo en el que reinaba la eterna primavera. La hierba siempre era verde y espesa y las flores nunca marchitaban. No existía el invierno, ni la tierra yerma, ni el hambre.

El rapto de Perséfone, un cuento mitológico de primavera
Perséfone, hija de Zeus y Démeter

La artífice de tanta maravilla era Démeter, la cuarta esposa de Zeus. De este matrimonio nació Core, luego llamada Perséfone. Se trataba de una hermosa joven adorada por su madre que solía acercarse a un campo repleto de flores a jugar. Un día, pasó por allí el terrible Hades con su temible carro tirado por caballos. Se encandiló con Perséfone y la raptó para llevarla al subsuelo, su territorio. Démeter, al no encontrar a su hija y con una antorcha en cada mano, emprendió una peregrinación de nueve días y nueve noches. Al décimo día el Sol, que todo lo ve, se atrevió a confesarle quién se había llevado a su hija. Aparece entonces el conflicto en este cuento de la primavera.

La intervención de Zeus

Leer másEl rapto de Perséfone, un cuento mitológico de primavera

Fábula de Polifemo y Galatea

Fábula de Polifemo y Galatea

Escrita por el español Luis de Góngora (ver su biografía al final de esta página) la Fábula de Polifemo y Galatea es un poema épico breve de contenido mitológico. A continuación ofrecemos un extracto de la obra (con un vínculo a la obra completa), el análisis de la misma y la biografía de Luis de Góngora.

Fábula de Polifemo y Galatea (extracto)

I

Manuscrito de la fábula de Polifemo y Galatea
Manuscrito de la fábula de Polifemo y Galatea

Estas que me dictó rimas sonoras,
culta sí, aunque bucólica Talía,
¡oh excelso conde!, en las purpúreas horas
que es rosas la alba y rosicler el día,
ahora que de luz tu niebla doras,
escucha, al son de la zampoña mía,
si ya los muros no te ven, de Huelva,
peinar el viento, fatigar la selva.

II

Templado, pula en la maestra mano
el generoso pájaro su pluma,
o tan mudo en la alcándara, que en vano
aun desmentir al cascabel presuma;
tascando haga el freno de oro, cano,
del caballo andaluz la ociosa espuma;
gima el lebrel en el cordón de seda,
y al cuerno, al fin, la cítara suceda.

III

Treguas al ejercicio sean robusto,
ocio atento, silencio dulce, en cuanto
debajo escuchas de dosel augusto,
del músico jayán el fiero canto.
Alterna con las Musas hoy el gusto;
que si la mía puede ofrecer tanto
clarín (y de la Fama no segundo),
tu nombre oirán los términos del mundo.

Continuar leyendo la fábula de Polifemo y Galatea

Análisis de la Fábula de Polifemo y Galatea

Leer másFábula de Polifemo y Galatea