Historia de Krampus

La historia de Krampus, el malvado justiciero de la época navideña.

Según cuenta la mitología nórdica, Krampus es una bestia demoníaca de feo aspecto, que en épocas navideñas se encarga de castigar y llevarse a los niños de mal comportamiento. En este sentido, sería el opuesto de Santa Claus, ya que en lugar de premiar a los niños buenos llevándoles regalos, castiga a los niños malos con azotes y tormentos.

Historia de Krampus (la garra)
La garra de Krampus, el demonio que en navidad castiga a los niños malos.

La palabra Krampus proviene del antiguo alemán krampen, que significa “garra” o “grampa”. En Europa, la historia de Krampus cuenta que el pérfido acompañante de Santa Claus es también conocido por otros nombres, como por ejemplo: Knecht Ruprecht, Klaubauf, Pelzebock o Schmutzli.

La historia de Krampus

La leyenda europea cuenta que, en la época de navidad, Santa Claus es acompañado en su recorrida por un malvado ladero que cumple la tarea de castigar a los niños malos. La tarea de ladero es repartida entre unos cuantos adefesios, ya que éstos no cuentan con la velocidad y la magia de Santa Claus para recorrer el mundo en una sola noche. Uno de estos monstruos es Krampus.

Mientras que Santa Claus tiene la imagen de un abuelo regordete y bonachón, Krampus es una bestia de rostro diabólico, con una larga lengua roja, cuernos en la frente y mirada enfermiza. Su cuerpo está cubierto por un oscuro pelaje. Sus patas son similares a las de un fauno. Ocasionalmente lleva en su espalda, a modo de mochila, una canasta en donde guarda a los niños malos.

Krampus hace su trabajo con tiempo y dedicación. En la tarde del 5 o del 6 de diciembre comienza a recorrer las calles de los pueblos, haciendo sonar campanas y cadenas oxidadas, para que los niños malos comiencen a asustarse por lo que les espera. Y para que tengan tiempo de arrepentirse de sus actos.

Historia de Krampus, el ladero de Santa Claus
Historia de Krampus, el ladero de Santa Claus

En la nochebuena, Santa Claus visita a los niños buenos y los premia con regalos. Pero los niños que se han portado mal no reciben la visita de Santa Claus; en su lugar llega Krampus, quien despiadadamente los atormenta hasta conseguir que se arrepientan. Si no se arrepienten, el demonio no duda en cargarlos en su cesta y llevarlos consigo al infierno.

Lo que le espera al niño malo

El niño que se ha portado mal durante el año cree, hasta último momento, que recibirá la visita de Santa Claus y que éste le dejará regalos. Está tranquilo hasta que llega la medianoche y Santa aún no aparece. Entonces empieza a sentir nervios y miedo.

Su temor se acrecienta a medida que pasa el tiempo. En algún momento de la noche, mientras todos duermen, el niño malo cree escuchar los cascabeles de los renos y el trineo de Santa Claus, pero luego se da cuenta que es el ruido de cadenas oxidadas. Una sombra aparece junto al árbol de navidad. A medida que esa sombra se expone a la luz, se va notando que es una bestia horrenda, con grandes colmillos, cuernos y garras. El niño corre, pero no puede escapar del despiadado castigo de Krampus.

Krampus en el cine

La historia de Krampus fue llevada a la pantalla grande en numerosas ocasiones, particularmente en los últimos años. La más reciente es “Krampus Origins”, y trata sobre un grupo de soldados americanos de la segunda guerra mundial que encuentran un misterioso artefacto capaz de convocar la maldad ancestral de Krampus. El artefacto termina en el orfanato de un pequeño pueblo, donde los huérfanos accidentalmente convocan a Krampus y se ven obligados a combatir su maldad.

Fuentes:

El Krampus. Fandom.com

Te sugerimos leer también:

El flautista de Hamelin, detrás de la leyenda

Leyenda de la Tatuana

La historia de la llorona