El flautista de Hamelin, detrás de la leyenda

La antigua leyenda sobre la ciudad de Hamelin y el flautista que, con la magia de su música, la liberó de la invasión de ratas.

El flautista de Hamelin es el personaje central de una leyenda recopilada por los hermanos Grimm. Dicha leyenda trata sobre la invasión de ratas que sufrió la ciudad alemana de Hamelin en el año 1284, y la forma mágica usada para ahuyentar a los roedores. Hay una historia real detrás de esa leyenda.

Flautista de Hamelin - representación teatral
En las calles de la ciudad de Hamelin, una representación teatral del flautista y las ratas.

La leyenda del flautista de Hamelin cuenta que, en el año 1284, la próspera ciudad alemana de Hamelin fue invadida por cientos de miles de ratas. El alcalde de la ciudad intentó solucionar la invasión haciendo traer gatos, trampas y ratoneras, pero nada de eso sirvió. La cantidad de ratas en Hamelin iba en aumento, en lugar de reducirse.

Hasta que llegó a Hamelin un flautista que aseguró al alcalde que él, sin ayuda de nadie, podría encargarse de librar a la ciudad de la invasión de ratas. A cambio, el flautista pidió mil monedas de oro.

El alcalde aceptó el precio y el flautista puso manos a la obra.




El flautista de Hamelin fue hasta la plaza central de la ciudad. Sacó de su bolsillo una flauta de madera y comenzó a interpretar una bella melodía. De a poco, las ratas comenzaron a salir de todos los rincones de la ciudad, embelesadas por la música. Miles de ratas se le acercaron y comenzaron a seguirlo, a medida que el flautista recorría las calles de Hamelin.

El flautista continuó caminando hasta salir de la ciudad y llegar al río, donde se paró en la orilla y siguió tocando. Las ratas estaban tan obnubiladas por la música que cayeron al agua.

La amenaza del flautista

Orgulloso de su éxito en ahuyentar las ratas, el flautista de Hamelin volvió a ver al alcalde para reclamar el pago acordado. Pero el alcalde se negó a cumplir su parte del trato.




«¿Mil monedas de oro por una música?», gritó el alcalde. «¡Te daré como mucho cien monedas!».

«Eso no es lo que me habéis prometido», se enojó el flautista. Pero el alcalde no cedía en su negativa de pagar el precio completo. «¡Lo lamentaréis!», amenazó el flautista de Hamelin.

Apenas salió de su entrevista con el alcalde, el flautista comenzó a ejecutar su música mágica con gran fuerza. En esta ocasión, fueron los niños, grandes y pequeños, los que empezaron a salir de las casas y comenzaron a seguirlo donde él iba.

El flautista salió de la ciudad y todos los niños de Hamelin salieron con él y nunca más se los volvió a ver.

La verdadera historia del  flautista de Hamelin

El flautista de Hamelin en un fragmento de "El bosque de los cuentos", de Laura Dalton
El flautista de Hamelin en un fragmento de la obra «El bosque de los cuentos», de Laura Dalton

Se cree que la desaparición de los niños de la que se habla en la leyenda del flautista fue un hecho real. Hay varias posibles explicaciones para esa supuesta desaparición masiva de menores.

La más creíble se basa en la expansión de los alemanes hacia el este. Dicha explicación dice que los más jóvenes de la ciudad de Hamelin fueron enviados a poblar los nuevos territorios, guiados por un líder (el flautista del cuento). Esta historia concuerda con el hecho de que, alrededor del siglo XIII, muchos poblados fueron fundados en el este de Europa por colonos de origen alemán.

Otras teorías hablan de que los niños fueron víctimas de alguna enfermedad que el resto de los habitantes consideraron peligrosa. Por tal razón, los niños habrían sido conducidos fuera del pueblo para protección del resto de los habitantes.




Una antigua inscripción en la ciudad de Hamelin reza lo siguiente:

En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo
siendo el 26 de junio
por un flautista vestido con muchos colores,
fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelin
y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de las colinas.

Te sugerimos leer también:

La leyenda de la torre de Babel

Hansel y Gretel

Leyenda de la Tatuana

Leyenda del Ave Fénix




Deja un comentario